Ausencias


No soy mujer de ausencias. No soy mujer de olvidos. No me sirven las personas inconstantes, las que no son comprometidas, las que se ausentan.
No censuro ni califico. No justifico ni acuso. No me valen las excusas banales que solo me conducen al desasosiego.
Quizá me entregue demasiado. Quizá el problema sea yo. Quizá espere que me respondan en la misma medida. Quizá no soporte el silencio como respuesta.

Quien me conoce sabe que siempre estoy. Quien poco sabe de mí puede certificar que no suelo aislarme demasiado. Quien apenas me siente puede notar la cercanía de mis palabras porque intentan meterse en las suyas entremezclándose.
No comprendo esos silencios de días, de semanas.....menos aún de meses.
No comprendo que alguien pueda dejar pasar el tiempo y no tenga un momento para decirte algo. No, no lo entiendo. Las ausencias me matan.

Noto el desinterés. No es que necesite siempre un coro de respuestas, ni aquí ni en la vida real. Pero que alguien de tu entorno se olvide que existes es una puñalada para quienes aún nos llamamos sensibles.
Puede que el engranaje sea así y me haya quedado colgada de una de las vueltas de esta noria que es la vida. Puede que sí... Pero puede que las personas nos estemos haciendo cómodas, irreverentes, lejanas, descorteses, egocéntricas y poco amistosas. No sé de qué sirve un número elevado en nada si lo que sirve es la calidad y esa siempre es minoría. Puede que el problema grande sea ese, que alguien de tu minoría se haya ausentado sin más, sin comentarlo, incluso sin porqués.

No sé qué me pasa. Quizá la primavera me haya dejado nostálgica, quizá en ocasiones cuando no se qué decir sea cuando me planteo esta triste situación. Esta situación, que solo por ahogo, por distancia, por falta de confianza, por alejamiento....me conduce a la palabra inicial, a ausencias.
Sé que soy muy de piel. Sé que soy muy cercana. Sé que intento estar pendiente siempre de cuanto puedo. Sé que nada bueno me aportan esas lejanías que en lugar de ir arrinconando me entristecen.

La melancolía se apodera de mi vida. Con todo mi dolor es hora de cerrar la maleta, hora de encerrar en ella ese vacío que me rodea y engulle tiempo, eso que aunque clame no hay, ese lazo de unión roto que pocas veces se arregla, que pasa a llamarse....ausencias.

" Hay tantas soledades como personas solas " Antonio Gala.

Comentarios

  1. Te acostumbrarás con el tiempo.
    Se olvidarán de ti y tú también te olvidarás de gente que ahora te rodea.
    Sé que no puedes creerlo pero será así.
    No pienses más en ello y disfruta del ahora.

    Besos.

    ResponderEliminar
  2. ausencias en las vida habra muchas, muy lindo escrito

    ResponderEliminar
  3. Gracias por tu visita, cuando sentimos ausencia es falta de confianza en nosotros mismos. No puedes permitir que los escollos del camino te desanimen, ni las incomodidades ni el dolor, ni las dudas ni los juicios de otros debiliten tu decisión. Tienes que ser tu misma, y escuchar a tu voz interior.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Hola, princesa:

    Me alegra mucho volver a leerte, sé que aunque tardes en escribir, siempre regresas, lo sé porque hace mucho tiempo que nos conocemos por este medio bloguero, y eres de esas personas que nunca te has alejado del todo, has seguido estando, aunque sea de tarde en tarde, pero siempre apareces, y no te olvidas, y eso es lo que me gusta de ti, que sigas estando, que aunque te vayas, o estés en silencio, después regreses, y es que en este medio bloguero, desde tantos años que llevo, que son muchos, he ido viendo, cómo la gente ha ido cerrando blogs, y nos han quedado en el olvido, eso también me produce nostalgia, es algo que no lo llevo nada bien, pero debemos ir haciéndonos, porque es lo mismo que sucede en la misma vida diaria, gente que cuando estás en el mismo entorno, están ahí, pero cuando tu entorno es otro porque cambian las circunstancias, la gente te olvida, es triste pero así es, y como dice Toro, al final, me imagino que nos llegaremos acostumbrando, no lo sé, porque a mi edad, aún no me he acostumbrado a ello.

    Me encanta leerte, tu blog, siempre fue uno de mis preferidos, no sé si es porque me siento muy identificada con todo lo que escribes, o qué, pero me encanta leerte.

    Gracias, princesa, por no haberte olvidado de mí, yo tampoco me he olvidado de ti.

    Un beso enorme.

    ResponderEliminar
  5. No, no es hora de cerrar la maleta. Ni se te ocurra.

    Si, los que te conocemos sabemos que siempre estas........y esperamos tus escritos mas de lo que te imaginas.

    Se que tardas, pero tienes tus momentos y los aprovechas muy bien.

    No hay ausencias, solo distancias.........como en tus entradas. Las ausencias son definitivas, las distancias no.

    Se la fecha de la próxima y la espero como todos los años.

    No, no es hora de cerrar la maleta.

    Un beso de alma a alma

    ResponderEliminar
  6. No sabes tu bien lo que me alegra verte escribiendo en tu blog. Pero también es cierto que me entristece verte tan deprimida, triste por gentes que te han defraudado. Que no te quite el sueño eso mujer! tu siempre tendrás amigos de los verdaderos porque tu te los ganas y eso tiene merito. Aquí me tienes a mi, siempre estaré a tu lado. Si te encuentras sola, triste, con ganas de desahogarte, siempre me tendrás para charlar y escucharte.
    Ahora quiero que el próximo post sea un poema de esos precioso que tu acostumbras a escribir.
    Un beso, princesa!

    ResponderEliminar
  7. No creo que nadie que te quiera de verdad, se vaya aolvidar nunca de ti. Pero tienes razón son cosas que pensamos o suponemos a menudo. Quienes no te quieran de verdad esos, se olvidarán de ti para siempre, y desaparecerán de tu vida como si nunca hubieran estado ahí, ni en ningún lugar...

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  8. Princesa,
    Um belo artigo sobre a ausência enriquecendo o universo literário do seu blog.
    Un abraço desde Brasil: Geraldo

    ResponderEliminar
  9. Que bello leerte, bellas tus letras.

    ResponderEliminar
  10. Princesa gracias por tu visita al faro, perdona la tardanza en contestar es que las vagaciones y la semana santa ya tuvieron su espacio jajajaja

    Es un placer venir a leerte y no estés pensando en que te olvidan o te dejan de lado, tu no estás sola en este mundo yo estoy contigo ;) besosssssss

    ResponderEliminar
  11. Es humano querer recibir lo que uno da...Mas que eso, es normal necesitar sentirse queridos.

    Un blog exquisito.

    Beso.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares