Peldaños..


Una escalera se parece mucho a la vida. Ancha por tramos semejantes a instantes plácidos, vista desde abajo estrechándose como un embudo que se cierra.
Cada rellano un mundo, cada rellano y su puerta. Puertas de amistad, de cariño, de ideales, de angustias, de amor..En cada rellano tu pequeño mundo encerrándose, abajo siempre lo mejor, lo que más a mano tienes siempre, lo que recuerdas de por vida...según vás subiendo partes de un todo, el dolor y la desilusión solamente iluminadas por esa pequeño tragaluz que les dá vida.
Todos tienen su momento y sus vivencias encerrados. Cada uno sabe de mis mezquindades y de mis grandezas. En todos y cada uno de ellos he dejado pedacitos de mí cada día...en todos he aprendido algo y en muchos llorado con mi soledad. Pero en todos ellos he dejado estelas: Mi entusiasmo, mi ardor, mi sonrisa, mi desencanto, mi necedad, mi alegría...un poco de todo como suele ocurrir hasta que se te hace en tu piel una nueva muesca, hasta que te envía una señal tu corazón.
Este año que se inicia parece raro. Según voy subiendo los peldaños veo algunos rotos (como parte de mi vida) algunos remachados, arreglados aún malamente (como las mellas que ván cicatrizando), alguno nuevo al que no acabo de adaptarme y mis antiguos y viejos escalones siempre distintos, maltrechos, pero a los que por una causa u otra mayor cariño conservo.
Parece época de prohibiciones. Epoca de decisiones importantes. Epoca de sustituciones. Epoca en las que a veces subo y me detengo...miro fijamente al vacío y pienso. No contaré qué, tan solo que vuelvo a mirar hacia arriba, hacia lo que me falta por recorrer para llegar y detenerme. Subir hasta cansarme, hasta llegar a tener que pensar qué miro..porqué intento parar ..
Soy un mar de dudas subiendo en soledad  peldaño a peldaño. Herida en mi ascenso como los gatos lamo a solas mis propias heridas hasta olvidar. Intentar olvidar cada día a quien de manera directa ó indirectamente un día pretendió romper algún nuevo peldaño más. Pero..
Soy ágil y temperamental, he saltado y apostado fuerte por mí, más fuerte quizá que nunca..haste llegar a hacerme daño en mis propios ímpetus. Pero estoy aquí sin poder ni querer mirar atrás porque mi vértigo me lo impide, porque ni quiero ni puedo (ni debo) por si la atracción al mirar puede más que yo y me hundo en el abismo.
Cuando subo, miro cada peldaño sonriendo hasta ir angustiándome al estrecharse la escalera. Puede, lo es, una ilusión óptica pero notas cómo cada vez respiras peor, cómo te late todo con fuerza, cómo deseas terminar y en el camino re-encontrar esos vecinos que tanto bien hacen, que ayudan a compartir el peso, que sonríen en los días lluviosos, que te acercan a casa la carga más pesada. Y..vás dejando atrás a tu paso a esos que siempre hablan y poco dicen, a esos que prometen y nunca hacen, a quienes fueron y ya no son.
Siempre estaré en los peldaños de abajo, en los más anchos...en los que reina el amor y la tranquilidad. Por subir más alto no vás a ver nada nuevo, tan solo al bajar es cuando con alma de portera, la misma, siempre sigue con sus cuentos mientras le trancurre la vida entre alegrías y quejidos de la comunidad sin llegar a saber lo que ocurre perdida en ese su mundo. En realidad un chisme es como una avispa: si no puedes matarla al primer golpe mejor no volver a meterte con ella.
La subida será complicada, algún salto que otro con roturas, con arreglos ..las ganas, el interés, la espera como compañía, la ilusión como premio, en uno de los tramos estaré sentada esperando. Hay muchos escalones, busca el tuyo. En uno, en alguno nos encontraremos.
Peldaño a peldaño...mi escalera, mi vida y yo sonreimos.

"Cuando nos cansamos de perseguir el amor imposible es porque nos ha alcanzado, cansado de perseguirnos, el amor propio". (Ignacio Reiva)

Comentarios

  1. Bonita escalera y bonita metáfora.
    También está el miedo a caer.

    ResponderEliminar
  2. Princesa, !qué entrada tan bonita!, tan reflexiva y tan personal... has plasmado de maravilla ese simil de la escalera y la vida y sus diferentes peldaños con sus diferentes alturas... los bajos, los altos, los rotos, los maltrechos pero que aún siguen ahí, los nuevos, los gastados de tanto uso... me ha encantao, me ha encantao y estoy contigo.
    Estoy contigo y sin duda en algún peldaño nos vamos a encontrar, porque peldaño a peldaño, mi escalera, mi vida y yo, también sonreimos.

    Mil besitos gordotes

    ResponderEliminar
  3. Me ha encantado tu forma de ver la escalera... Muy original.

    Un beso, proncesa.

    ResponderEliminar
  4. Parece la escalera de Hitchcock.
    Bye!

    ResponderEliminar
  5. Hola Princesa y si me lo permites amiga, ya que respiramos el mismo aire y pisamos las mismas baldosas que llevan inscritos los recuerdos de un ayer que palpita diariamente...
    Nuestra vida y la de cualquier ser cotidiano es una escalera que no se detiene ni siquiera un segundo siempre esta rotando la cuestión es saber coger el peldaño adecuado y así y todo tiene su aquello...

    Pero parase a pensar es uno en especial no importa, más seguir aún equivocandose que al otro día se puede retroceder...

    Me he sentido muy halagada con tu presencia y a la vez me encuentro que compartimos cantidad de amigos algo precioso en la manera de ser y pensar virtualmente...
    En la vista que he hecho este jueves para felicitar el fin de semana en el blog de Mis caricias del alma les he dejado un detalle con unas palabras dedicadas a todos los blogs amigos que me siguen, incluyendóte a ti desde este momento y me gustaria que lo llevases como presente de este día.

    Y si me das tu permiso voy a grabar tu dirección del blog para seguir en contacto contigo para que nuestra amistad siga fluyendo al compás de las olas de Salinas, Arnao y San Juan donde descansan los sueños de toda adolescente...

    Hoy te escribo desde Fuerteventura pero la semana próxima estaré unos días en Madrid y ya volveré a visitar la fuente de la tortura...

    Un abrazo se arco iris el color que irradian tus ojos.

    María del Carmen

    ResponderEliminar
  6. Me encantan los peldaños que componen tu escalera.
    Besitos guapa que ya he vuelto.

    ResponderEliminar
  7. Mi escalera es también difícil... pero ahí estamos, subiendo y bajando.
    Un besico, feliz año.

    ResponderEliminar
  8. Cruda y real tu escalera, va, la de todos los casi humanos que somos. La vida es un permanente ciclo con avances y retrocesos. Como olas en el mar. espero que no haya tantos peldaños rotos en adelante. pero lo importante princesa es que subes. . .Cuando tengas un tiempito, pásate por No te duermas sin un Cuento que he dejado un aviso. hermoso tu Blog. Un abrazo de plebeya.

    ResponderEliminar
  9. La escalera y la vida,..mmmm!!..genial comparación.
    No te ha ocurrido Princesa, que vas subiendo tu escalera, cansado ya, y muchos otros te sobrepasan fácilmente montados en el ascensor? Uno piensa en esos momentos!..joer! soy el único que no tiene ascensor, que desgraciado soy. Te sientas en un peldaño y te dices,.va!..para que seguir. ¿Verdad que ocurre esto en muchas ocasiones?..Pero hay que seguir, levantarse del escalón y continuar, verdad?
    Muy buena metáfora, princesa.
    Muxusss!!

    ResponderEliminar
  10. Muy bien escrito y muy bien transmitido...qué verdad es que la vida es como una escalera, con todo tipo de peldaños que labramos nosotros mismos....Sabes ¿ por qué siempre subimos la escalera que es más trabajoso que bajarla? pues como dices, en los peldaños más cercanos al principio es dónde suele reinar la tranquilidad y paz. Párate y espérame para encontrarnos pronto.
    Mil estrellas de luz y esperanza
    Sherezade

    ResponderEliminar
  11. Hola amig@!! Te invito a que me acompañes dando un paseo por la orilla del mar, iremos dialogando en silencio mientras nuestros ojos se pierden entre las doradas dunas que bordean el entorno bajo un benigno clima que siempre acoge al visitante.

    De paso haremos una alto en el camino para reponer fuerzas, tomando un mus de gofio, a la vez que brindamos a los oídos la oportunidad de sentir el embrujó de estas tierras al escuchar una Isa o unas Folías música arraigada a estas tierras Canarias.

    ¿Me acompañas?

    María del Carmen

    ResponderEliminar
  12. Querida princesa chiquitita,la escalera es larga y empinada, se nos rompió el ascensor que otros utilizan, pero si me necesitas subiré contigo cada peldaño, aunque para ello tenga que arrastrarme, agarandome a cada escalón los las uñas.
    Me alegra volver a leerte. Mil besos y abrazos.

    ResponderEliminar
  13. Princesa, una entrada relmete hermosa. La leí ayer y la he releido hoy. Esa escalera llena de peldaños, recovecos..puertas..peldaños con roturas, remachados algunos...se asemeja mucho a la vida. el cansancio al subir...Una metáfora intensa.
    La vida es como esa escalera.. un cúmulo de rincones en donde hemos sido felices o desgraciados y en cada uno de esos rincones hemos dejado un poco de nosotros mismos, como tú resaltas, y los demás también nos dejaron parte de su vida...Pero la vida en sí, es apasionante vivirla..y aunque hayamos alguna vez escogido el peldaño equivocado,y aunque hayamos sufrido, el camino nos enseñó algo, y sentimos mucho...¡nos sentimos vivos!... y volvemos a otros peldaños y a otros lugares...y la MÁGIA está en que nos quedan muchos peldaños y puertas que descubrir.
    Te repito, me parece preciosa tu entrada, has estado brillante !!
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  14. Sé que subir cansa, pero a veces se ve todo mejor desde arriba, ¿no crees?, aunque a veces el paisaje resultara más hermoso desde abajo.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  15. Hola princesa, la vida nos pones unas veces arriba de los peldaños de la escalera y otras abajo, es así de caprichosa.
    Y no por subir mas alto se vive mejor ni por estas unos peldaños más bajos se esta peor solo es una etapa de nuestra vida y se sube y se baja a lo largo de ella como a la misma vida se le antoja y nuestras circunstancias son las que mandan...


    Abrazos de MA y un placer ter tu texto.


    Gracias por tu huella bloguera en el post de Soledad y por tu comentarios.

    ResponderEliminar
  16. Hola Princesa, aveces tenemos que subir peldaños porque es necesario pero tambien podemos retroceder cuando lo querramos y que bello es hacerlo. Un gusto leerte y reflexionar. Besos, cuidate.

    ResponderEliminar
  17. Ardor, alegría, sonrisa , entusiasmo, necedad , desemncanto, unos rotos y algunos remachados
    La pobreza , tu pobreza , mi pobreza.El humano, humano desde lo vil a lo sublime; el pasado me ha forjado y no voy a revivirlo. Si subir siempre es complicado.Tu entrada, humana describes nostalgias, por que añoras (añoramos).Muchas veces al perseguir una utopía, persegir ese amor imposible, conocemos el propio amor, o cuando menos nos encontramos(encontramos a nosotros mismos)y encontrarnos es..es el final del principio.
    Me he extasiado leyéndote; te dejo para ti, mis frases y un beso

    ResponderEliminar
  18. Creo que llegué al final de la escalera.
    Ahora camino tranquilo hacia donde me lleve la vida.
    Que tengas mucha suerte.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  19. pues llevo unos dias subiendo mi escalera a saltitos, cortos, pequeños, pero sigo adelante... claro que.... jajajajaj aunque llame al ascensor no viene, ya que no tengo!!!
    ahora sin bromas te diré que tambien en la vida intento ir dando pasitos unas veces más cortos que otros, a veces indecisa, a veces segura, a veces sonriendo ,a veces llorando, lo importante es darlos.. sea como sea.
    un besitooooooo, cual será mi peldaño??

    ResponderEliminar
  20. Princesa no sé que ha pasado con mi comentario. ¿O acaso aún no ha sido publicado?
    Sea como fuere, sabes que sigo aquí, a pesar de apenas entrar en Blogger.
    Me encantó esta reflexión, y la comparacíón que haces con el camino de la vida.

    Un besazo muy grande, de tu amiga que te añora.

    ResponderEliminar
  21. Paso a visitarte personalmente para presentarte el regalo “Arte y pico” porque tu eres parte de esa gran familia de bloggers a la que me enorgullece pertenecer, percibiendo sin medida, la calidez fraternal que ha enlazado los pilares de nuestra comunicación.

    Espera con ansia ser acogido en tus brazos desde este momento en Mis caricias del alma, dando por sentado que él lo sabe apreciar con profunda satisfacción...

    Una sonrisa te entrego para que se sumerja en el interior de tu alma y se aúne a la tuya.

    María del Carmen hoy y siempre!!

    ResponderEliminar
  22. Bellísima metáfora la de la escalera, de verdad que sí. Cuánta razón, amorosa, es cierto que cuesta subir cada peldaño, pero ya nos olvidamos que también nos ha costado subir los primeros, y sin embargo, estamos aquí arriba mirándolos como si aquella vez hubiera sido fácil trasponerlos.
    Tu actitud es la justa actitud de vida, seguir adelante a pesar de todo, aunque cueste el ascenso, no sabemos qué nos depara el destino en el próximo rellano... ¿y si de la próxima puerta surge la magia que nos cubre de amor?

    Vale la pena seguir probando ¿verdad que sí?

    Besos gigantes. TKM :)

    ResponderEliminar
  23. Me alegra leerte y ver lo alto que has llegado,
    un beso princesa

    ResponderEliminar
  24. mi princesa paso a desearte buenas noches y decirte que tu bellisima poesia es un deleite y un canto de amor y esperanza para nuestros sentimientos y sentidos, muchisimas gracias por compartirla y deleitarnos a todos con ella, un besin muy grande de esta asturiana.

    ResponderEliminar
  25. HOLA princesa...…Con todas mis ilusiones y alegría recibí
    Tu cariñosa visita y con las mismas
    Vengo a visitarte yo y agradecer tus bonitas
    Palabras elogiando mi poesía…gracias
    Te deseo un día muy feliz y es un placer
    Para mi ser tu amiga.
    Un abrazo
    Marina emer

    ResponderEliminar
  26. Tienes dos regalitos en mi laberinto.
    Besitos.

    ResponderEliminar
  27. Muy bonita metáfora, a mi en personal me dan miedo las escaleras y más si son muy altas, las caídas son muy dolorosas.

    Cariños a la distancia.

    ResponderEliminar
  28. Superbe texte pour accompagner une photo admirable.

    Roger

    ResponderEliminar
  29. La vida es una escalera en ascenso y tú la has descrito divinamente en tu texto.
    Soberbia fotografía y un texto intimista y exquisito.
    Un beso

    ResponderEliminar
  30. Hola, princesa:

    Tienes mucha razón, la escalera se parece a la vida, hay peldaños difíciles, otros más sencillos, unas veces podemos caernos si vamos deprisa, y otras en cambio, nos podemos caer igual, yendo despacio.

    Me encantó la imagen ¿sabes? me ha recordado a una película que vi hace años titulada "La escalera de caracol" ¿la has visto?

    Un beso.

    ResponderEliminar
  31. Curiosa tu metáfora pero a la vez una gran verdad.
    Un saludo

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares