jueves, 16 de julio de 2009

Fundida en la música


Un tenue sonido me alcanza. Una leve sonata me llega, un tema demasiado conocido me hace tararear unas notas casi pilladas por descuido, y unida en su compás me uno a ellas.
Siempre me acompaña la música, siempre busco canciones con letras que me digan algo, que me hagan siempre "mío" ese instante, ese lugar, esa persona, hasta ese olor..
La vida son muchos momentos, unos alegres, otros irónicos, otros tristes, la mayor parte viviendo casi sin vivir, apurando la última hora del día y el último quejido de un "ay" no sé si enamorado ó melancólico.
Cuando quiero poner mis ideas en orden siempre busco un libro y unos cuantos temas musicales.
Si me pongo a leer, cosa que tengo por costumbre, leo entre lineas más de lo que me gustaría, mucho más.. En ocasiones, departiendo tranquilamente con alguien le he comentado que me gustaría ser más tontita, no enterarme apenas de lo que ocurre a mi alrededor, pero aunque lo desee jamás sucede. Tengo ese sexto sentido más desarrollado de lo que me gustaría.
Lo mismo me ocurre con la música. Llega siempre a mí en ese momento que me falla todo. No sé si os ocurre, pero dependiendo de mi estado de ánimo coloco uno u otros autores. Si quiero llorar más pongo temas "blandos" que me sepulten entre sus cenizas...que me acunen entre sus notas.
Si por el contrario tengo el día "baladí" coloco un tema de esos que siempre dicen, pero que a la vez permiten que mi voz escape entre mis labios y...canturree de alguna manera, ya no sé si como dice el refrán : "quien canta...su mal espanta".
Y al final, cuando quiero sentirme, cuando me gusta encontrarme, encontrarte, saber que estás ó que de alguna manera te siento más cerca, coloco música intrumental, temas franceses, canciones de amor que apenas se pueden cantar sin gemir..
Suelo ir a menudo a un bar con piano. Se llama así "El piano". Quien lo toca es un chico con unas manos y una sensibilidad fuera de serie, que vá invitando a distintas personas conocidas por él a acariciar sus teclas...despacio...mientras un café suele ser la compañía ideal, amén de que no tengas otra. A menudo allí mi alma deambula, se pierde con sus notas, me deja pensar, siento,emborrono servilletas, me siento tranquila conmigo mientras noto que por momentos, me fundo en esa música, mi cuerpo forma parte del teclado...y...
quien aparece ante el piano soy yo, absorta en esas notas, soy yo queriendo ser piano, soy yo quien es...una tecla más en un bar perdido de mi ciudad.
O...la perdida....soy yo?
Solamente podría decir que soy piano, piernas, teclado, negra, corchea, fusa, semifusa...una pieza sonando siempre llena de amor, siempre plena de ternura y derrochando romanticismo y sensualidad.
Si me buscas, hazlo en una canción...

27 comentarios:

  1. Hola princesa que alegria verte de nuevo, y con la musiquita del piano en tus manos.
    A mi la musica me transporta a mi mundo fuera de aqui, del ruido de la realidad, y me encuentro con mi yo propio.
    Es cierto que cada momento tiene su estilo de musica, pero lo que mas fastidia y nunca lo llegaré a entender es por que cuando peor estamos necesitamos musica triste, melancólica, y que agusto se queda una llorando a moco tendido, jeje. Pero a pesar de estar sufriendo es como si lo necesitaras para expulsarlo todo de una vez, no te pasa a ti eso?...mira precisamente ahora mismo tengo musica de piano exactamente los sonidos del silencio, a estas horas es lo mas indicado, mas que nada por los vecinos jaja.
    Me encanta la musica de piano.

    Bueno mi princesa querida me alegro de haber vuelto a saber de ti.

    Besos, y arriba los ánimos, que voy para allá y te doy... ;)

    ResponderEliminar
  2. te hiciste canción, q linndo!
    me encanto el relato y la imagen es genial
    un saludo, te sigo :)

    ResponderEliminar
  3. "Solamente podría decir que soy piano, piernas, teclado, negra, corchea, fusa, semifusa...una pieza sonando siempre llena de amor, siempre plena de ternura y derrochando romanticismo y sensualidad."

    Es una preciosa y delicada descripción de una bellísima persona.

    Amiga, comparto contigo el hecho de buscar en la musica una aliada, una terapia, una acompañante, un estímulo... algo que en cada momento, para cada estado de ánimo, siempre sabe dar con lo que necesitamos.

    Un beso muy muy fuerte.

    ResponderEliminar
  4. bichilla mala...un piano dices que eres,yo te veo más como una guitarra española...
    Ahora solo te falta encontrar a un buen pianista...
    Para ti:
    http://www.youtube.com/watch?v=9XYfw_nDUz0

    ResponderEliminar
  5. me encanto esa conversion ,un besazo preciosa

    ResponderEliminar
  6. Una belleza Princesa, toda sensibilidad...
    Te has hecho música junto al piano, junto a sus teclas y es eso mismo lo que te ha hecho trascender frente a la nostalgia.

    Un beso enorme.

    ResponderEliminar
  7. hola PRINCESA,

    un mundo sin musica no puede ser.
    desde siempre escucho la musica y en especial la de ROBERTO Carlos entre muchas mas.

    En français :

    La musique, c'est du bruit qui pense.

    Hugo (Victor), Fragments.

    saludos y feliz dia

    ResponderEliminar
  8. Hola: Como me gusta tu escrito, y que curiosa fotografia desde luego que esta metida en la musica. Saludos

    ResponderEliminar
  9. Me ha encantado leerte de nuevo y releerte con esa sensibilidad que nos caracteriza...

    besotes de esta peke.

    pd. te espero por mi rincon con tu taza de cafe como siempre, si gustas...

    ResponderEliminar
  10. Supongo que todos tenemos esa forma de buscarnos...de encontrarnos. Yo paseo...fabrico mis relatos paseando...fluyen mis ideas...las mezclo con 4 pintas de cervezona jeje y al día siguiente...no ese claro...lo escribo jajaja
    BEsix romántico para ti

    ResponderEliminar
  11. Bonita fusión para poner las ideas siempre en orden...
    Un saludo.

    Vicky.

    ResponderEliminar
  12. Precioso mi querida amiga, y la musica un placer.
    Da gusto siempre venirte a visitar pues tus escritos están escritos con una pluma especial poniendo el corazón..

    Un besito Rosario

    ResponderEliminar
  13. Hermosísima historia, con una exquisita carga de sensibilidad, una narrativa deliciosa, y un acompañamiento idóneo con la foto.

    Un beso, Princesa.

    ResponderEliminar
  14. Solamente podría decir que soy piano, piernas, teclado, negra, corchea, fusa, semifusa...una pieza sonando siempre llena de amor, siempre plena de ternura y derrochando romanticismo y sensualidad.
    Si me buscas, hazlo en una canción...

    El final de tu escrito me ha hecho transportarme a un mundo de melodias sin final llenas de pura magia alrededor...te felicito cielo me ha gustado muchoooo!!! besosss dulces

    ResponderEliminar
  15. Gracias doblemente,por tus generosas palabras en mi blog, y porque al visitarte,alegras mis primeras horas del dia, me recuerdas con tus narraciones, esos momentos dulces que se tienen
    muchos dias,cuando acabadas las tareas cotidianas, compartimos con personas de nuestro agrado, esos mometos esperados durante el dia. Me alegro de visitarte y darte las gracias.
    Besos

    ResponderEliminar
  16. Precioso texto, sin duda. Muchas gracias por la visita ( con o sin trono, eso es lo mismo).

    Un saludol.

    ResponderEliminar
  17. Princesa, a mí, también que me busquen con una canción. Hermosísima tu entrada donde las haya, llena de ternura y sensibilidad... y, como la vida, llena de notas musicales.

    Yo también soy más de letras que de ritmos, las canciones tienen que decirme algo, y, depende del momento y del día, me acurruco en unos temas o en otros.

    Coincido contigo con los grandes temazos de amor en francés, que, siempre, y como por arte de magia me reconfortan en una melancolía extraña que hacen que me sienta bien, y, hay canciones que, para mí, son mucho más que canciones, mucísimo más.... No me importa nada de Luz Casal, por ejemplo, me levanta el ánimo y de qué manera, me gusta cantarla muy en alto, y no puedo cantarla sin bailar, esta canción es mucho para mí, y como ella tantas.... mi lista es larga.

    ¿Sabes que te digo princesa?, disfrutemos de la música, que ella entre en nuestro cuerpo, y que nos busquen con una canción.

    Te mando un besote gordísimo y sonoro al compás de la vie en rose, por ejemplo.

    ResponderEliminar
  18. CUIDATE UN MUNDO Y A MI VUELTA HABLAMOS.ACABO DE LEER TU MENSAJE PRIVADO..PERO ME VOY YA.
    BESAZOS.MJ

    ResponderEliminar
  19. totalmente la razon,la musica es algo magico y te transporta.....

    ResponderEliminar
  20. Princesa querida, pasá por "Cuentos a la luz de la luna" y llevate el premio "Nos une la amistad". Te lo ofrezco de corazón.

    Un besazo, amiga.

    ResponderEliminar
  21. Eres música, tan bella como la música...

    No quieras ser tontita, es muy importante saber leer entre líneas.

    Muchos besos.

    ResponderEliminar
  22. Un cálido saludo en el día del amigo

    ResponderEliminar
  23. Hay algo para ti en mi blog.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  24. Es mucho mejor tener un sexto sentido, que tener sólo un cuarto.
    A mi me gustaría saber leer más entre lineas.
    Un relato lleno de sensibilidad.
    Besos.

    ResponderEliminar
  25. Buenos dias princesa, hermoso escrito dedicado a la cancion, te has convertido en toda una orquesta derrochando sensualidad...

    Un abrazo
    RMC

    ResponderEliminar
  26. Me ha gustado muchísimo tu post, tu forma de describir... parecía que estaba yo allí en aquel bar. Me encanta oir la música de piano, pero no tengo la suerte de tener cerca un bar así; me tengo que conformar con los CDs.
    Un besote, Princesa.

    ResponderEliminar
  27. Princesa, ahora he visto tu comentario en mi Blog “PESIMISMO”. Gracias por visitarme. Me alegro que haya resultado de tu agrado.

    Decirte que lo único que se me ocurre al haber entrado en el tuyo es un comentario de Montaigne. Él dijo: “Yo no cito a otros más que para expresar mejor mis pensamientos”. Y ocurre que yo, lo que voy a decirte, ya lo dijo García Lorca; pero en este contexto voy a robarle las palabras al poeta para decirte “HAY ALMAS QUE UNO TIENE GANAS DE ACERCARSE A ELLAS, COMO A UNA VENTANA LLENA DE SOL”

    Curiosamente, en mi novela MARÍA LEÓN hablo bastante de cuentos y princesas, pero traslado las cosas a una rotura con la ortodoxia.

    Encantado de conocerte, Princesa.

    ResponderEliminar