miércoles, 10 de julio de 2013

Vida injusta


Los primeros rayos del sol entran por mi ventana. Aún puedo sentir tu piel, tu olor, tu entrega que al irte me ha sumido en la confusión.
Paseo tu recuerdo entre las sábanas, tus dedos acariciándome, tu boca impaciente, colocándome el pelo, sabiendo cómo notabas que vibraba con el roce más ligero.
Sumida en ello y durante unos minutos. No hace demasiado que te has ido aunque pueden parecerme años, siglos, una vida. Me has dejado toda la alegría que desprende un cuerpo y un gran hachazo en el corazón.
Quizá no vuelva a verte. Quizá no sepa más de tí. Quizá el destino juegue con nuestras vidas y se olvide de esto, quizá...Quien seguramente jamás podrá borrarlo de mi mente, ni quiero, seré yo.
Tu partida ha sido dolorosa, imagino que como todas las despedidas. Nunca me gustaron porque se llevan parte de mí, porque siempre entrego lo mejor que tengo. Porque aunque me sirven como bello recuerdo termino pensando porqué..porqué.
No siempre se puede. No siempre hay licencia para amar. No siempre se permite siquiera ese coqueteo pueríl que rezuman estos momentos. Pero son vida, son sentimientos que fluyen y ganas de vivir que producen. Lo malo es ese adiós, ese que debería estar prohibido. Peor aún es ese nunca más que puede ser muy cierto.Lo malo es que tu vida se ha cruzado con la mía y quizá no sepamos separarlas nunca más. Quizá no queramos...

Hoy el sol es mi única compañía. Aún desnuda, como si fueras a volver, tan solo cubiertas ligeramente mis piernas me detengo, pienso, sueño y recuerdo.
La vida es injusta. El amor, en ocasiones, además de caprichoso llega demasiado tarde. No puedes abandonar toda una vida porque el amor asome..no sería justo. Y, entre pesares, sonrisas, canciones, sueños, llantos y recuerdos tu vida y la mía irán juntas de alguna manera atadas tan solo a una ligera sábana, sábana que si retiras deja al descubierto nuestro interior.
Mi sol me adivina y trae ese calor que me falta al haberte ido. Tu te llevas mi calor, mis sentimientos, mi callada despedida...mi amor.
Seguirás estando conmigo siempre, mientras la vida pasa y los días entrelazándose me hablarán de tí. Es todo lo que me ha quedado, tu grato recuerdo. Quizá si te pienso muy fuerte aparezcas...quizá.

" Y, a veces, solo a veces...simplemente
de mis sueños no deseo despertar,
porque sigue el hueco entre mis brazos,
mi vida sigue vacía de tí, y llena de soledad..."
Ale Barajas.
Imagen: Adolfo Valiente.