martes, 12 de octubre de 2010

Hablando sin decir nada


                                Hay cosas que no se dicen y mueren en los corazones..

En muchas ocasiones me bloqueo. Quiero callar y gritar tantas cosas a la vez, se me juntan, se me amontonan tal cantidad de pensamientos que ni consigo pensar, ni doy más de sí.
Hay cosas que sabes y callas, cosas que sientes y callas, cosas que lees, que escuchas, que te dicen...y callas.
Y mi corazón se acelera, y me dá un toque de alerta. Mi respiración no es continuada y me ahoga vivir. Y quiero ser yo, la de antes de nuevo, sonreir siempre, ilusionarme con mis pequeñas cosas, querer algo, desearlo, retirar de mí esa sensación de que todo me dá igual.
Pero mi manera de ser, como mi educación, me hicieron ante el mundo callada y discreta, dos valores que siempre apreciaré en los demás y nunca agradeceré lo suficiente que me los inculcaran .Quienes me conocen algo, aunque solo sea un poco,saben bastante sobre eso. Porque mi manera de ser extrovertida y dinámica puede llegar a confundirte, porque mi manera de ser alegre y servicial me antecede. Puedo hablarte de mil temas, acudir a cualquier palo de la baraja, emocionarme con la letra de una canción hasta llorar sin consuelo pero..dejar que todo eso muera en mí.
No entiendo el porqué hacer daño, no comprendo el alardear, no entiendo que me critiquen sin conocerme, jamás entenderé que hablen de mí y no conmigo.
Hoy ya no soy como ayer. Me levanto cada mañana y sobrevivo intentando colocarme la sonrisa antes que el desayuno. Hoy me aletargo en silencio, y sé que éste hoy será así mañana y pasado. Sé que tan solo me refugiaré en mis silencios, en mis más tiernos, sinceros y reales recuerdos de ayer.
Hay muchas cosas que no se dicen aunque se sientan, otras en cambio se sienten por lo que dicen, te duelen ó te hacen revivir..pero callada. Lo cierto, la verdad de cada uno, la tolerancia solo tienen un camino. El rencor, la incomprensión, el hacer daño espero no rocen a nadie a sabiendas. No ván conmigo.
Hoy me he levantado melancólica, quizá un poco de más. Hoy mis techos, como siempre necesitan otra mano de pintura. Hoy sé cosas que morirán conmigo, como siempre, que tan solo me enseñarán si puedo a ser cada día un poco más fuerte.
Hoy he decidido ser siempre yo. Y por eso, y por la máxima de que lo penúltimo que me gusta es molestar y lo último que me molesten, mis cosas morirán en mi corazón. En ese pequeño músculo que tantas y tantas veces palpita de más, aceleradamente, latiendo hasta volverme loca, sin saber poco de razones.
Sé que debería decir más cosas, muchas más, pero ni he sido nunca de halagar oidos ni que me regalen frases repetidas...demasiado manidas. Lo primero que se piensa siempre es lo mejor.

                               Hay cosas que no se dicen y mueren en los corazones..

Aún a sabiendas que quien te escucha, te lee ó te mira no necesita oirlas, leerlas ni escucharlas para saberlas.
Pero morirán en mí, dentro de mi corazón.