miércoles, 24 de septiembre de 2014

Nada...


A veces queda eso...nada.

Ese vacío entre tus manos que rodean,
ese querer rodearte, tenerte entre mis manos,
ese desear coger tu cara y besarte,
ese estar cerca, sentir tu aliento,
ese verme desnuda esperándote,
ese tiempo que tuvimos, que no está.

A veces queda eso...nada.