viernes, 24 de mayo de 2013

No calles todo...no calles.


No calles lo que piensas, díselo a alguien...díselo a poder ser a la persona interesada. No calles lo que sientes, demuéstraselo sin temor a quedar en ridículo ó al qué dirán. No calles lo que ocultas por temor a que malinterpreten lo que dices. Cada persona somos de una manera, no existen estereotipos.
No guardes tus miedos, confiésalos. No guardes tus silencios, ve soltando amarras de alguno de ellos. No guardes tan solo para tí ese peso que a nada conduce, esos recuerdos que no son del todo buenos, esa maleta de antes que se convierte en pesada mochila.

Permite que la lluvia deje parte de su humedad en tu vida pero aíslate de ella con el paraguas adecuado. Permite ser accesible pero colocando freno a tus cosas más íntimas que no tienen porqué salir a la luz y dejando para tí algunos de los más profundos sentimientos. Permite ser tú misma en un mundo de "yo, yo, yo", permite además ese "tú, tú, tú" que en ocasiones puede ser un tú y yo. Ser un nosotros.

Saca a la luz tus mimos y ternuras. Saca a la luz la vida, el humor, las dolencias, todo aquello que puede ser compartido por quienes te quieren. Cerrarse no tiene sentido y negar la mayor no es lógico. Prudentemente diles a las personas que tienes cerca  que las quieres, que les tienes cariño, que adoras su amistad....ó que ya forman parte de tu vida, que siempre la formarán. Eso al principio cuesta un poco, pero debería ser tan normal!! Porqué lo hacemos tan complicado? Porqué no lo decimos a menudo?

Complicamos un "te quiero" por ese absurdo temor al qué pensarán de nosotros. Complicamos un "te extraño" por no saber cuándo decirlo. Complicamos un "te echo de menos" porque pensamos que eso implica algo más. Y así, día a día, cuestionamos la amistad, el cariño, el amor, por medirlos..

Cada día somos más fríos y distantes. Tememos que no lo entiendan ó lo tome a mal la persona que lo lee, que lo escucha, por temor a su reacción. Sí, hoy estoy un poco más reflexiva de lo habitual pero es que pensar que anclarse es vivir no tiene sentido. Pies en el suelo, pensamientos y corazón tendidos al sol (que diría mi paisano) Y, si llueve, aprendamos a bailar bajo la lluvia.

No calles, permite, saca a la luz, acércate un poco más. En realidad muéstrate al mundo un poco más tú mismo.
Aunque siga lloviendo...

Como diría Sabina: " Que ser valiente no salga tan caro, que ser cobarde no valga la pena" 

Porque todas las personas tienen algo angelical dentro de ellas. 
A ella las alas le asomaban por la espalda, pero el destino es cruel  y cada vez que intentaba volar su cuerpo caía al piso. El amor que sentía cortaba esas alas que le asomaban.