miércoles, 14 de marzo de 2012

Sola...


Me encuentro desnuda y triste, acurrucada en mí misma retorciéndome de dolor. Cerca del mar que me mece, que me llama, que me habla, que se ha hecho inseparable..que siempre ha sido mi mejor y más fiel compañía.
Tantas veces me ha visto llorar, callar, gritar, que hoy al verme me ha cercado en un pequeño islote para fundirme en su vaivén, para sofocar mis ahogos repentinos, para unir su salitre a mis lágrimas que a fín de cuentas solo son sal.
Sabe que así puedo permanecer un día trás otro, mecida por sus cantos de sirenas intentando superar con su oleaje mis sonidos que se hacen como yo casi imperceptibles.Tiene más voz y más fuerza, tiene más vida, sabe que me puede aunque a veces me deje a flote, pero no me engaña...cuando me descuido me tumba y guiñándome un ojo me hace saber quién manda, quién tiene el poder.
Me conoce desde pequeña, lidia mis temores y mis dudas con dulzura y..las acepta. Sabe que soy imperfecta, sabe de mi genio endemoniado y me envía una ola como respuesta, nota que me balanceo, nota que tiemblo y solo me envía un poco de espuma hasta verme sonreir.
Sabe de mí cuando algo me duele tanto como cuando le devuelvo su sonrisa. Sabe de mis aislamientos, de ese tragar silencios, de ese amor..esos amores secretos que siempre ahogará conmigo.
Maldita memoria! Olvida todos los recuerdos excepto los que quiero olvidar. No es buena consejera. No rememora apenas los buenos momentos pero sí es experta en traer un adiós.
Y, me he cansado de despedidas,
y me he cansado de que me quieran con condición,
y me he cansado al pensar que el tiempo borra, porque tan solo dormita,
y, me he cansado tanto que ya, no sé esperar.

Ahora que no te oigo aún puedo escucharte
ahora que apenas te leo aún puedo esperarte
ahora, que ya es muy tarde
mi corazón vá dejando de latir tan fuerte
solo, vá dejándose llevar.
Ahora, ya no espero nada.

Tristeza es tener a quien amas a kilómetros y sentir que lo tienes muy dentro, es querer besarlo y no poder, es llorar a solas y odiar las noches amargas, es tener vida y no querer vivirla, no tener ánimos para ello.

Nadie debería amar hasta entregarse por completo aunque eso es lo que pongan los buenos manuales amatorios. No, no debería hacerse porque te dás tanto en esos instantes que cuando te miras te éncuentras desnuda, vacía y con tu soledad.

Y, en ocasiones ni siquiera hay mar, no hay olas, nada ni nadie te mece...ni tan siquiera el viento..nada ni nadie ahoga tu llanto y por haberte dado de ésta manera te quedas desnuda contigo misma
Sola...

"Estés donde estés siempre miraremos la misma luna
estés donde estés siempre nos llegará el sonido del mar.
Escucha su eco, y podrás tenerme tan cerca como deseabas".