jueves, 17 de junio de 2010

El tiempo en mis manos



El tiempo transcurre lento, pausado..como si se hubiera detenido en mis manos esperándote. Es difícil explicarme, complicado entenderme, sentido llamarte, cruel pensarte.
Miro las horas y no pasan. Miro la vida y no se detiene. Miro mis manos con su reloj intentando detener el tiempo y nota que los números se borran, que las manos se te insinúan...pero no te encuentran.
Busco resquicios de madrugadas con charlas que no parecían fueran a detenerse. Busco restos de días pasados cuando al encender mi ordenador, mi teléfono...aparecías. Hoy no estás.
Leo lo que me vás dejando a menudo con esa ansia de amor que devora tiempo y barreras. Espero y veo pasar los días sin que muchos tan siquiera pueda rozarte. Quisiera dejar de pensarte, me gustaría que no estuvieras en mi mente, que el paso de MI tiempo fuera mío.....pero no lo es.
Algo que se escapa de nuestras vidas parece que siempre tiene el poder de situarte en una espera de tensión y nerviosismo nada recomendables. Siempre me viene a la mente una estación de autobuses, una de trenes, donde la gente sube...baja.....pero no se detiene. Todos tenemos un destino, aunque no sea el que nos gustaría haber soñado,  todos deberíamos labrarnos nuestra propia ilusión...esa que al menos es nuestra y jamás nadie podrá arrebatarnos.
Eso no es amor. Eso no es amar. Eso no es pasión. Eso es un cariño y una devoción tan fuertes que es una necesidad para vivir, para sonreir, para soñar... Pensar en nuestras ilusiones debería ser obligatorio ya que quien las mata ...arruina su más íntimo pensamiento. No es necesario que eso aflore, ni que nadie lo sepa, ni tan siquiera hace falta comentarlo....es esa placentera sensación que sientes aún sin hablar.
Esa sensación que te recorre por dentro y te estremece, que te hace pensar y sumergirte en ello porque aún no siendo tu vida forma siempre parte de ella. Porque la has escogido, porque es un canto a la libertad, porque cantan las sirenas, porque es no sentirse nunca solo...porque se llama compañía.
El tiempo no se detiene....nuestro tiempo lo he dibujado en mis manos. Ese, mi tiempo, lo detendré en el momento que mis manos se cierren.
No tardes. Te espero.